¿QUÉ ES EL CONTROL MOTOR?

¿QUÉ ES EL CONTROL MOTOR?

Antes de empezar a profundizar en este apasionante universo  que es el control motor me gustaría parar y pediros que reflexionarais conmigo. Muchos profesionales piensan que al discutir sobre definiciones y terminología estamos perdiendo el tiempo. Que debemos invertir más en hacer y menos en hablar.

Sin embargo, en este punto tengo que discrepar. Usar términos que no han sido definidos o que poseen una definición ambigua es mucho peor que «perder el tiempo» discutiendo sobre definiciones. Puede llevar a malentendidos y problemas de interpretación mucho más graves. Como dijo uno de los grandes científicos del S- XX:

            «Arguing about terms is one of the very important steps in the development of                                                    science»       

 

             Israel M Gelfand

 HAYÁ VAMOS, QUÉ ES ESTO DEL CONTROL MOTOR

Si estás aquí es probable que en algún momento te hayas hecho esta pregunta. La realidad es que existe una gran confusión alrededor de este término. Prueba de ello son las definiciones que muchas personas me dieron cuando solté esta cuestión por redes sociales.

Estas son algunas de ellas:

  • «Movimiento o ejercicio que se realiza con un énfasis en el control o la «calidad» del movimiento»
  • «Ejercicio en el que se focaliza en la contracción de la musculatura estabilizadora»

Por supuesto, el control motor no es nada de esto. El control motor significa mucho más. Entenderlo es esencial para entender aspectos fundamentales de nuestra vida. Desde cómo caminamos, corremos, cogemos un objeto hasta la forma en la que nos comunicamos con nuestros amigos y entorno. 

Si hablamos de control motor en primer lugar hablamos de un campo de la ciencia, de una disciplina. Como disciplina se encarga de estudiar cómo nuestro sistema nervioso central produce movimientos coordinados en interacción con el resto del cuerpo y del entorno. 

Más sencillo, se encarga de entender cuáles han sido los mecanismos que subyacen a cualquier movimiento. Para entender esto tendrá en cuenta parámetros neurofisiológicos (relativos al funcionamiento de nuestro Sistema Nervioso) y parámetros psicológicos (relacionados con la conducta y los procesos mentales). [4]

   IMPORTANCIA DEL CONTROL MOTOR EN LA PRÁCTICA

Para entender esto os voy a poner un ejemplo muy sencillo. Imaginad dos personas, ambas haciendo el mismo ejercicio. Cada una está realizando una sentadilla con barra. La carga programada es exactamente la misma; volumen, intensidad y densidad.

Sin embargo sí que existe una pequeña diferencia

El primero está realizando la sentadilla concentrado en el entrenamiento,  y  tratando dar el cien por cien en cada repetición.

Por otro lado, el segundo ha tenido un día muy duro en el trabajo y no quiere pensar en nada, así que está realizando las repeticiones pensando en terminar el entrenamiento lo antes posible.

¿Crees que los efectos del entrenamiento serán los mismos en ambos casos? Es muy probable que no. En este caso, el uso de los recursos atencionales es muy diferente. Esto tendrá implicaciones a diferentes niveles del sistema y probablemente en las adaptaciones resultado de la sesión.

El control motor nos permite entender cómo pequeñas modificaciones en los ejercicios pueden cambiarlos por completo. En este caso hablamos del foco atencional pero podría ser la información acústica (añadir un metrónomo puede cambiar totalmente un ejercicio), la información visual, vestibular, propioceptiva…

CONCLUSIONES

El control motor va más allá de un ejercicio o de los músculos que se estén activando durante el mismo. Se trata de una disciplina científica y por tanto debemos abordarla como tal, de una forma rigurosa y precisa atendiendo al cuerpo de evidencia disponible.

Comprenderla nos abre las puertas a multitud de herramientas que podremos utilizar en los procesos de readaptación. Estas mejor las dejamos para otra entrada…

Deja una respuesta