EL TONO MUSCULAR

EL TONO MUSCULAR

El tono muscular es uno de los términos más usados y menos entendidos en el estudio del movimiento.

Si llevas cerca del mundo del entrenamiento y la readaptación algunos años es posible que hayas conocido a gente que dice poder medir el tono muscular usando como herramienta la palpación. Aquí va un pequeño spoiler, esto no es posible y tras leer este artículo espero que entiendas el por qué.

Vamos a tratar de esclarecer muchas de las dudas que existen alrededor del tono muscular y su utilidad práctica para los profesionales del ejercicio y de la salud.

Introducción

Mientras que la mayoría de investigadores cuando se refieren al tono muscular se están refiriendo al estado de relajación de un músculo que se encuentra bajo la estimulación espontánea del SNC, los métodos de evaluación usados en la práctica son susceptibles de reflejar propiedades de los tejidos periféricos que no reciben excitación neural.

La falta de una definición clara y menos ambigua del tono muscular ha resultado por un lado, en un gran malentendido en la literatura científica y por otro lado, en el surgimiento numerosos dispositivos que dicen medir el tono muscular de forma objetiva.

Generalmente estos dispositivos miden propiedades mecánicas de los tejidos, tales como su resistencia a la deformación, esto es la stiffness aparente de los tejidos. Dicha stiffness está definida por numerosos factores, relacionados y no relacionados con el control neural del estado muscular.

Antes de meternos más en materia con todos estos términos creo que es importante buscar las definiciones que se han dado del tono muscular.

Buscando una definición

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando buscamos definiciones de un término es acudir a un diccionario o a Wikipedia.

Mientras que la palabra músculo no da lugar a la confusión, la palabra tono sí que puede dar lugar a diferentes interpretaciones. El diccionario de Oxford define tono como «el nivel normal de firmeza o ligera contracción de un músculo relajado». Este puede ser un buen punto de partida.

Dos grandes científicos del siglo XX, Sir Charles Sherrington y Nikolai Bernstein, hicieron una gran contribución al entendimiento actual que tenemos del tono muscular.

  • Sherrington enfatizó la relación que del tono muscular con los reflejos y el control postural.
  • Bernstein estuvo de acuerdo con Sherrington y enfatizó el rol activo del tono muscular para el movimiento y el control postural.

Estos dos autores iban muy bien encaminados y así lo han corroborado las evidencias actuales.

Si buscamos una definición única y plenamente aceptada del tono muscular, lo más probable es que al poco tiempo acabemos frustrados. Ahora mismo esa definición no existe.

La mayoría de los autores usan la siguiente definición.

«El tono muscular es la sensación de resistencia ofrecida por un segmento corporal, cuando está la persona totalmente relajada y el profesional mueve el segmento de forma lenta a través de su rango de movimiento»

Esta definición es práctica porque está ligada directamente a la evaluación, pero tiene un valor explicativo muy bajo. Esto se debe a que un gran número de factores pueden estar afectando a la sensación de resistencia experimentada por el profesional.

A pesar de las limitaciones que tiene, parece ser la más aceptada y vamos a usarla para tratar de profundizar un poco más en el mundo del tono muscular.

Relación del tono muscular con el reflejo miotático

Desde los estudios clásicos de Liddell y Sherrington (1924), la noción del tono muscular se ha ligado íntimamente con los reflejos musculares y más concretamente con el reflejo miotático.

Antes de continuar vamos a hacer un pequeño recordatorio de neurofisiología básica.

El reflejo miotático, como todos los mecanismos reflejos consta de un receptor, que en este caso es el huso neuromuscular, una vía aferente que va hacia el centro nervioso ubicado en la médula y una vía eferente que va desde la médula al músculo. Con esto claro, podemos continuar.

Understanding the Stretch Reflex (or Myotatic Reflex)
Imagen 1. Reflejo miotático.

Lo que Sherrington observó en sus investigaciones fue que tras cortar las fibras sensoriales que iban desde el músculo a la médula, se producía una bajada significativa en el tono muscular. Este proceso que se conoce como desaferenciación, elimina los reflejos autogénicos como el reflejo miotático. La bajada del tono muscular después de la desaferenciación constituiría un argumento fuerte en favor del rol de los reflejos para el tono muscular.

Es importante puntualizar que las estimaciones de los cambios en el tono muscular se basaron en la definición de Sherrington referida a la resistencia pasiva del músculo al estiramiento.

Hipertonía e hipotonía

Teniendo en cuenta lo que hemos visto hasta ahora, los factores que podrían causar un tono muscular bajo (hipotonía) o elevado (hipertonía) real van a estar influenciados por las propiedades del reflejo miotático.

Ahora la pregunta es… ¿Qué propiedades?

Principalmente son el umbral y la ganancia del reflejo miotático. Si no sabes a qué se refiere cada una, vamos a explicarlo ahora mismo.

El umbral del reflejo miotático es la longitud muscular a partir de la cual empieza la actividad muscular. Se denota con la letra griega λ.

Imagen 2. Umbral de activación del reflejo miotático.

La ganancia por otra parte, hace referencia a la relación que hay entre la cantidad de estiramiento de la musculatura y el aumento en la actividad muscular.

Si la ganancia de reflejo es alta, entonces una pequeña cantidad de estiramiento aplicada a las fibras intrafusales produce un aumento grande de la cantidad de motoneuronas alfa reclutadas y de sus frecuencias de descarga, lo que conduce a un incremento en la cantidad de tensión producida por las fibras extrafusales.

La forma más fácil de verlo es en la gráfica, siendo más pronunciada la pendiente de la curva cuando la ganancia es mayor.

Imagen 2. Ganancia del reflejo miotático.

Creo que no hace falta señalar que nada de esto puede ser evaluado mediante la palpación.

En el caso de la hipertonía, que ha sido ligada principalmente a patologías del sistema nervioso, la evidencia que tenemos apunta hacia que la ganancia del reflejo miotático es mayor y  el umbral de activación (λ) se desplaza hacia la izquierda en la gráfica, implicando una mayor actividad muscular ante un estiramiento mucho menor.

Conclusiones.

Muchas veces, hacernos las preguntas correctas puede ahorrarnos mucho tiempo buscando respuestas a preguntas vacías. Estas son algunas de las más importantes en lo que concierne al tono muscular.

¿El tono muscular está relacionado con las propiedades del reflejo miotático? Como hemos visto, la respuesta es claramente «SÍ». El tono muscular refleja el control del umbral del reflejo miotático y posiblemente su ganancia.

¿El tono muscular tiene una función pasiva? «No». El tono muscular está relacionado con el movimiento activo y con el control postural.

¿Podemos interpretar el tono muscular bajo y alto? «No», al menos en poblaciones sanas. Al no disponer de las herramientas válidas y fiables para medirlo. Con los métodos de evaluación empleados en la actualidad, hay demasiadas causas potenciales que pueden influir para determinar que una persona tiene hipertonía o hipotonía.

Y la pregunta más importante… ¿Es el tono muscular un concepto útil para la biomecánica y el control motor? La respuesta parece ser «No». Tenemos dos causas principales para esto.

En primer lugar, muchos de los mecanismos del tono muscular y de sus cambios son desconocidos.

Segundo, los niveles de fiabilidad inter examinadores son muy pobres sugiriendo que el estatus de los sujetos es muy variable, o que las herramientas de medición son intrínsecamente variables o que los baremos cambian de un examinador a otro. En cualquiera de los casos las mediciones desarrolladas tienen un valor limitado para medir esta variable y predecir cualquier presentación asociada a ellas.

Bibliografía

Bongaardt, R., 2001. How Bernstein conquered movement. In: Latash, M.L., Zatsiorsky, V.M. (Eds.), Classics in Movement Science. Human Kinetics, Urbana, IL, pp. 59e84.

Calota, A., Levin, M.F., 2009. Tonic stretch reflex threshold as a measure of spasticity: implications for clinical practice. Top Stroke Rehabilitation 16, 177e188.

Dietz, V., 2000. Spastic movement disorder. Spinal Cord 38, 389e393

Enoka, R.M., 2008. Neuromechanics of Human Movement, fourth ed. Human Kinetics, Urbana, IL.

Katz, R.T., Rymer, W.Z., 1989. Spastic hypertonia: mechanisms and measurement. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation 70, 144e155.

Liddell, E.G.T., Sherrington, C.S., 1924. Reflexes in response to stretch (myotatic reflexes). Proceedings of the Royal Society of London, Series B 96, 212e242.

Musampa, N.K., Mathieu, P.A., Levin, M.F., 2007. Relationship between stretch réflex thresholds and voluntary arm muscle activation in patients with spasticity. Experimental Brain Research 181, 579e593.

Matthews, P.B.C., 1959. The dependence of tension upon extension in the stretch reflex of the soleus of the decerebrate cat. Journal of Physiology 47, 521e546.

Powers, R.K., Marder-Meyer, J., Rymer, W.Z., 1988. Quantitative relations between hypertonia and stretch reflex threshold in spastic hemiparesis. Annals of Neurology 23, 115e124.

Zatsiorsky, V.M., Prilutsky, B.I., 2012. Biomechanics of Skeletal Muscles. Human Kinetics, Urbana, IL.

 

.

 

 

Deja una respuesta